Desde que me lance al mundo del emprendimiento, ser más productiva es una obsesión. Los días tienen 24 horas, aunque yo los busque de 30, y me preocupa hasta que punto puedes estirar el tiempo para dar un mejor servicio, buscar nuevos clientes, continuar la formación…

Si trabajas en tu proyecto, pero estás sola, seguro la productividad también te preocupa. Inevitablemente, para seguir creciendo sin contar con un equipo, tienes que ser más productiva y organizada. Echa un vistazo a mis cinco propuestas y comparte si tienes algún truco, que te haga ahorrar tiempo.

Agenda tu tiempo por semanas, no por días

Muchas veces vamos apuntando tareas pendientes día a día, lo que nos genera sensación de estrés al ver que no vamos a llegar a todo.

Si empiezas a planificar de forma diaria, semanal y mensual todo se ve más claro, los objetivos son más realistas y no tienes la sensación de que el día siguiente se acaba el mundo. A mi me gusta hacerlo el viernes, pero los domingos por la tarde o el lunes pueden ser otras opciones para tener claro que tienes que hacer cada día y los huecos disponibles.

Una única lista y adiós a la carga mental

Coge un cuaderno en blanco y apunta todas tus pareas pendientes… Desde teñirte el pelo, comprar el pan o entregar un trabajo a un cliente. Lleva ese cuaderno y cualquier asunto pendiente debe estar reflejado en ella. Además, de quitarnos la horrible carga mental de tener que estar acordándote de todo siempre, podrás luego ir encajándolas en la semana o en el mes.

Utiliza varios colores para diferenciar temáticas

Si usas una única agenda (yo creo que es más efectivo) para temas laborales y personales, será muy útil usar diferentes colores para controlar todo, echando un vistazo. Además, elige el rojo para todo aquello que tenga plazos muy marcados, que no se pueden demorar. 

La mañana de libertad

No te voy a proponer una mañana de café y Netflix, porque estamos aquí para ser realistas y aprovechar el tiempo, pero si dejarte una mañana donde puedas ser más flexible y hacer llamadas pendientes, recados, compras… Aunque te pueda parecer exagerado destinar en una mañana completa, piensa el tiempo que vas a ahorrar si todo lo que te interrumpe en el trabajo lo concentras en 5 horas.

Sin lugar a dudas para mi esto ha sido una de las grandes ventajas de emprender, en mi caso guardo los viernes para hacer recados, compras, ir al medico, planificar la semana siguiente, reuniones por Skype con clientes…

Siempre se tarda más de lo que se piensa

Qué levante la mano la que por la noche ha pensado… Mañana me levanto antes, voy al cole, trabajo unas horitas, salgo un momento a la reunión, pero aprovecho y paso por el mercado y a las 2 estoy en casa que me da tiempo a planificar menús…

Amiga eres humana y no vas a poder hacer todo eso, solo vas a conseguir correr, no llegar a nada y tener la sensación de que has perdido toda la mañana a lo tonto. Así que cuando pongas una tarea apunta el tiempo que te va a llevar (contando la ida y la vuelta) y sumarle 10 minutos… Mejor pocas tareas que la sensación continua de no hacer nada.

La foto es de Davinia Pérez

Si te ha gustado este post, no te pierdas: 

Cómo planificar tu cuenta de Instagram 

Planifica y mejora tus fotos en Instagram