Hace dos años Lucia be lanzó una agenda con los días divididos, así que baje al Fnac, di una vuelta buscando una agenda más grande y encontré a Charuca en rosita y con topos.

La compre y me acompaño todo 2017. Poco a poco conocí a la creadora en redes sociales, flipe con sus fotos y, sobre todo, con su carisma. Después me enganche al podcast y todos los días me lo ponía en el coche para motivarme.

Charuca es de esas personas que conoces en redes y casi se convierte en una amiga más, te ríes con ella y aplaudes sus frases motivadoras. Con estos antecedentes, cuando Sonia me dijo entradas en Cenas Adivina, tardé un microsegundo en dar a comprar.

El viernes pasado estuve en el séptimo con mujeres maravillosas, fuertes, con historias impresionantes y, sobre todo, un ambiente de calma y conversación que me encanto.

Charuca, sinceridad en estado puro

Cuando la conoces un poco más de cerca, está claro que el éxito es ella misma. Si usáis sus agendas, sabes que el producto es una pasada de principio a fin, pero es su carisma el que ha montado todo un ideario alrededor de la firma.

En la cena contó su trayectoria de vida, nos reíamos con las historias de su empresa y de cómo organiza todo. Personalmente, me quedo con la reflexión de que decidimos escucharla o motivarnos con ella, por nuestro momento personal puntual.

Posiblemente, yo hace 6 años habría escuchado cualquiera de sus frases y hubiera pensando… uy esta motivada, no me convence nada.

¿Lo mejor de Cenas Adivina?

Al margen de Charuca y su papelterapia, lo mejor fue conocer a Silvia la persona que esta a los mandos de este proyecto, que solo puedo describir como MARAVILLOSO.

Ella misma cuenta que al tener niños, se encontró con que en su entorno todo el mundo hablaba de dormir poco, Dalsy y vacunas. Esto fue lo que hizo que pensará en crear cenas donde aprender y charlar. Me sentí tan identificada con estas palabras, que conecte al momento.

El trabajo que realiza es sobresaliente, cuida que todo el mundo se sienta bien, que la conversación no decaiga y te sientas muy cómoda. De verdad, que si vas a una cena sales pensando, ¿cuándo puedo volver?

Todas las fotos son de Nina Prodanova Foto