¿Suena bien verdad? Esta era una de las promesas de la Masterclass que dió Diana Zuluaga en Lidera-te. Ayudarnos a pensar en grande y, sobre todo, a ser conscientes de que al emprender pasas a ser empresaria y no debes pasarte la vida apagando fuegos.

Ella en redes me gusta, pero en directo es una pasada. Motivación en estado puro y una cercanía que engancha. De hecho todas las asistentes salieron contentas y con mil ideas en la cabeza.

Lidera-te comunidad de mujeres

Aquí resumo algunas de las nociones más importantes de la Masterclass. Conceptos prácticos que tienes que anotar e implantar en tu emprendimiento hoy mismo.

¡No seas tu peor jefa!

Al emprender debes tener claro que no puedes convertirte en la peor jefa del mundo. Seguro que ahora estás trabajando más horas y sin cobrar a fin de mes.

Para empezar Diana puso mucho énfasis en la necesidad de pagarte a ti primero, por que te respetas y valoras el trabajo que estás haciendo todos los días. Desde hace tres meses decidí tener un sueldo mensual y así empezar a gestionar mejor mi dinero, ¡acierto rotundo!

Lidera-te comunidad de mujeres

Tu zona de genialidad

Desde mi punto de vista, llegamos al gran melón del emprendimiento. Si tu eres buena haciendo fotos o tartas, porque te empeñas en gastar tus horas en enviar emails, editar fotos, subir contenido a redes, arreglar la web y hacer paquetes.

Tus horas valen dinero y si las pierdes en tareas secundarias ¡estás tirando billetes a la basura!

Delegar no significa tener a una persona 24 horas contigo, pero si saber qué quieres ceder y buscar alguien que te eche una mano de forma puntual. Solo en tu área de genialidad eres la mejor, en el resto solo estás boicoteando tu emprendimiento.

Crea procesos para que cualquier pueda gestionar tu empresa

A qué el café del Starbuck sabe igual que en Madrid que en San Francisco. ¡Bienvenido al maravilloso mundo de los procesos! Si en algún momento quieres crecer y escalar tu negocio, este es el único método.

Crea procesos de cada paso. Si aún no has hecho nada, empieza con uno de tus servicios o productos y anota todo lo que sucede desde que llega un cliente hasta que terminas.

Una vez anotado, mira si puedes crear emails tipos para cada paso o estrategias para trabajar mejor. No solo vas a ahorrar mucho tiempo, si no que a la hora de delegar puedes explicar mucho mejor lo que esperas de tu trabajo.

Cuida a tus clientes

Diana habló durante dos horas y apuntó mil claves, pero yo voy a cerrar con esta. ¿Por que a veces no paramos de buscar nuevos clientes cuando no hacemos ni caso a la gente que ya compró?

Es mucho más efectivo cuidar a la gente que ya ha confiado en ti, que estar continuamente buscando a nuevos usuarios. Por eso no tengas miedo a preguntar si están contentos con el servicio, qué puedes mejorar o qué les gustaría recibir.