Contar cuentos, historias y tener la capacidad de llevar de la mano a cualquier persona a tu mundo. Donde, a través de tus palabras, sepa lo que sientes y por qué estás aquí. El objetivo del storytelling es que la empatía sea la única vía de salida que dejas a tus lectores. 

¿Reto complicado? En el mundo del marketing esto se conoce como storytelling, el arte de saber contar una historia con sus luces y sombras y, lo más difícil, que enganche de principio a fin, como las buenas películas. 

Uno de los recursos más clásicos de esta técnica es el viaje del héroe. Tranquila, no hay que inventar desafíos imposibles, si no ser sincera al contar tu historia, que esto puede dar más miedo que matar dragones. 

¿Te animas a contar tu viaje del héroe?

Más allá de contar fechas o hacer una secuencia perfecta de los acontecimientos, la idea clave es dar con tu propósito, es decir, eso que te hace especial y es el hilo conductor a todo el relato. 

Por supuesto, no te dejes los detalles que son los que te ayudan a empatizar y acercarte a tu comunidad. Si te cuesta sentarte a escribir, aquí tienes la formula básica de este tipo de narración que se usa tanto en Instagram como en blogs o en quién soy de tu web

Inicio del relato: comparte anécdotas y sentimientos de tu vida y de tu rutina antes de dar el paso. Presta mucha atención, porque aquí es donde vas a conectar con gente que se siente o se ha sentido igual.  

Nudo: explica y analiza el momento clave que provocó la transformación. Seguramente, serán un montón de circunstancias pero cuenta eso que hizo que la balanza se inclinara para siempre.

Desenlace. ¿A quién no le gustan los finales felices? Llega el momento de contar tu momento presente, con miedos con dudas pero con la certeza de haber tomado la mejor decisión. 

Dos ejemplos geniales de Storytelling

Si buscas ejemplos, solo tienes que pensar en las marcas personales que sigues y de las que eres fiel. A voz de pronto citaría a Lucia Be y Charuca. 

La primera marca para mí es el ejemplo perfecto, seguro que todas sabéis el nombre de su fundadora, cuántos hijos tiene, qué todo comenzó en el campo o cómo fue tomando cada decisión… Aunque ahora ya no está ella sola y la marca ha crecido muchísimo, engancha igual y todo tiene su sello. 

Por otro lado, Charuca que nos ha adentrado en su universo de jefazas. Si la sigues sabes cómo fluye su historia, a qué se dedico antes o en qué punto de su vida rompió con todo. 

¿Quieres conocer mi viaje del héroe? ¿Me cuentas el tuyo?