Hoy en Madrid está lloviendo y la temperatura no va a superar los 10 grados, así que trabajar desde casa se te antojará como el paraíso.

No te voy a mentir, aunque abajo desarrollaré algunas normas básicas para no caer en el mundo del coletero y el chandal, ¡a mí me encanta!

Las ventajas de trabajar desde casa

Podría hablar de las ventajas económicas, del ahorro de tiempo en trayectos o de que siempre estás en casa cuando llegan los paquetes. Pero todo ello es secundario, la libertad de horarios es la absoluta ventaja de trabajar en tu hogar.

Con plena libertad y siendo dueña de tu tiempo, puedes ser más productiva, mover los horarios y tener más tiempo para ti. Incluso, bloquearte un día para hacer recados o para acudir a alguna masterclass.

Si tienes niños pequeños, como es mi caso, las ventajas se multiplican. Desde mi punto vista, solo con un horario tan libre se llega a una conciliación real.

4 normas básicas para no vivir en pijama

Después de la dosis de optimismo, vamos a ver algunas reglas básicas para no caer en el oscuro mundo del pijama y la ojera permanente.

Ponte un horario racional, en mi caso me levanto pronto porque sé que más allá de las 16:30 cuando salgan los peques del cole, no puedo ni quiero hacer nada.

Aunque puedes moverlo, dependiendo del día, marcarte unos horarios te creará una rutina y no acabarás trabajando de madrugada o procrastinando todo. Asimismo, intenta respetar las horas de desayuno o comida.

Vístete y arréglate un poco, el momento pijama y coletero a la larga pasa factura. Lógicamente, no vas a ponerte tacones, pero un vaquero y algo de colorete ayuda y motiva.

Mucho cuidado con los recados a diario y por la mañana, si sabes que tienes que salir a ciertas actividades no relacionadas con tu trabajo, agrupalas en un único día.

Sé que no es posible en todas las casas, pero si puedes destina una habitación a tu oficina. Nada de mover el portátil por toda la casa o trabajar en la cocina mientras haces la cena, ¡cero distracciones y mucho foco!

Busca una comunidad de mujeres que estén en tu situación. Sentirme más arropada y apoyada en mi situación, fue uno de los motores de arrancar Lidera.te.

Por último, aquí no está tu jefe par ponerte mala cara si coges el móvil y respondes WhatsApp o ves Instagram, pero plantéate rutinas fijas o serás la persona más dispersa del planeta.

En mi caso hasta las 12:30 ni miro email ni cojo el móvil, así puedo adelantar las tres tareas programadas del día y luego darme un descansito con té y chocolate.

¿Te gusta trabajar desde casa? ¿Crees que tiene más ventajas o desventajas?