La mesa en rosa, dorado y con poquitos recursos… Antes de irme a la cama ayer prepare una mini mesa para San Valentín que espero que os guste mucho y os dé alguna idea para sorprender a vuestra pareja. 




Aunque sé que San Valentín es un poco ridiculo, de hecho nunca lo celebro, creo que es importante tener una excusa para demostrar que alguien te importa. Que si que mejor en cualquier otro momento o que el amor se demuestra día a día… 





Pero parece que hoy es más fácil gritar TE QUIERO o ponerse muy cursis. Además, recuerdo con cariño los 14 de febrero en el instituto, el primer regalo… Ains que me hago mayor y esto ya es un hecho jajaja. 





Para la mesa he usado la vajilla normal, un poco de confeti que compre en María Lunarillos y siempre da mucho juego y un poco de eucalipto. Un par de cosillas que tenemos por casa y no complican mucho. 


¿Tenéis pensado algún súper detalle para San Valentín? ¿Qué es lo más bonito que han hecho por vosotros?