Reuniones del cole nuevo, de la guarde, lista de cosas por comprar, comida, vuelta a la oficina… Ya es oficial no puedo estirar las horas ni alargar los días hasta el infinito… En medio del agobio, ¿qué he pensado? Crear un blog y rematar la semana. 



Así es me gusta septiembre, desde que era pequeña recuerdo comprar los cuadernos, adornar las portadas, hacer un horario con rotus de colores y emocionarme ante los bolis impolutos… No lo puedo evitar me gusta la vuelta a la rutina, la ilusión de empezar algo nuevo… 




Aunque mi vida de estudiante ha quedado atrás, ahora con los dos miniyó he podido volver a recordar esas sensaciones… 

Resumiendo, me lío la manta a la cabeza y arranco nuevo blog… ¡Ahí es nada! 🙂