Productividad y automatización, ¿te vas a perder la entrevista con Laura TG?

Productividad y automatización, ¿te vas a perder la entrevista con Laura TG?

En noviembre, en el primer evento de Lidera-te, me quede con la boca abierta al saber que venía una chica desde Irlanda. Ella era Laura, el cerebro detrás de Laura TG y la primera persona que me hablo de la profesión de Project Manager. Cuando pensé en hablar de productividad y automatización, quería que fuera con ella.

He tenido el privilegio de hacer su curso y sorprenderme con la fuerza de delegar, la importancia de marcar procesos si queremos crecer y mil ideas más para llevar la productividad al siguiente nivel. Como siempre es mejor que te lo cuente ella, relájate y corre a por una taza de café que te esperamos.

Antes de entrar en materia, me encantaría saber un poco más cómo decides emprender.

Emprendí por decisión propia y porque quería seguir creciendo tanto en lo profesional como en lo personal. De alguna manera sentía que el mundo corporativo no era para mi, no me aportaba lo suficiente y no me hacía feliz.

Así que a pesar de tener un trabajo fijo en una buena empresa en Dublín decidí renunciar y comenzar mi propio proyecto. Siempre he sido bastante inconformista y no me dan miedo los cambios. Al principio no sabía muy bien cómo enfocar mi proyecto, aunque tenía claro que mi talento era la organización. Ya tenía experiencia en gestión de proyectos, pero aún así decidí ampliar mi formación y en 2015 me gradué en Tecnología, Marketing Digital y Project Management por el Dublin Institute of Technology.

Empecé mi andadura como Project Manager trabajando con start-ups y emprendedores de Dublín y Estados Unidos dirigiendo proyectos como páginas web, aplicaciones móviles y campañas de marketing. Después comencé a trabajar en una empresa de formación online con sede en Canadá, encargándome de la dirección de operaciones, sistematización, gestión de equipo localizado en diferentes partes del mundo y gestión de proyectos como lanzamientos y creación de nuevos productos. En definitiva, mi responsabilidad era conseguir que todas las piezas del negocio funcionasen perfectamente sin que el CEO tuviese que estar presente.

Vives en Irlanda, ves muchas diferencias a la hora de emprender en una cultura anglosajona y en España… ¿hay más facilidades? etc…

rlanda es un país ideal para emprendedores y start-ups, sobre todo en el ámbito tecnológico. Es un país preparado y acostumbrado a trabajar con emprendedores. Para empezar, no hay cuota de autónomos y los tipos impositivos son muy atractivos tanto para pequeñas como para grandes empresas.

Además, los trámites para abrir una empresa y pagar impuestos son sencillos y hay gran cantidad de ayudas económicas para emprendedores. La comunidad es enorme y siempre hay oportunidades para conocer y conectar con personas que también tienen sus propios proyectos.

Entrando ya en tu proyecto, explica un poco en que consiste ser Project Manager…

El rol de Project Manager consiste en la dirección y gestión de proyectos, implementación de la estrategia de negocio, planificación de acciones y tareas y coordinación de equipos. Según la empresa, el tipo de proyecto y cliente, estas funciones pueden variar.

Puedes trabajar para un proyecto concreto que tiene principio y fin o puedes trabajar de forma más continuada para un emprendedor encargándote de coordinar y gestionar todas las áreas del negocio para lograr que funcione a la perfección. Las principales áreas de trabajo son la planificación y gestión de proyectos para implementar la estrategia, la sistematización y automatización de procesos de trabajo y la gestión de equipo.

Al trabajar directamente con empresas que quieren crecer, ¿qué problemas son los más frecuentes? ¿Qué hacemos mal a la hora de escalar?

Uno de los problemas más frecuentes es la falta de sistematización de los procesos de trabajo. Si no hay una forma estandarizada de hacer las cosas en tu negocio, lo que vas a obtener es caos, ineficiencias, cuellos de botella, y equipos frustrados.

Muchos emprendedores dicen que quieren escalar, pero siguen dedicando su tiempo a tareas como responder emails o estar en Instagram en vez de dedicarle tiempo al desarrollo y estrategia de negocio. Muchos de ellos también tienen un gran miedo a delegar debido al síndrome del superhéroe “nadie lo hará tan bien como yo”.

Para escalar es importante dejar de improvisar cada día y sistematizar. Pero también es crucial contratar a personas con actitud y motivadas que sean capaz de implementar tu visión y estrategia.

Dicen que gestionar equipos es realmente complicado, podrías decirnos algunas claves sencillas que siempre tenemos que tener en cuenta.

El primer consejo es asumir que tu equipo no puede leer tu mente. Es tu responsabilidad ser específico comunicando el resultado que quieres conseguir y crear una cultura de conocimiento compartido. Además, para liderar un equipo es fundamental ser humilde y no dejarte llevar por el ego. Así tu equipo confiará en ti y juntos lograréis alcanzar todos vuestros objetivos.

Por último, es importante tener en cuenta que tu equipo debe ser capaz de comprender a la perfección tu plan de acción y las tareas que tienen que ejecutar. Si tu plan es demasiado complejo y no se entiende, no se va a ejecutar correctamente. Así que hazlo simple. Y ojo que simple no quiere decir simplista.

Por último, sabes que soy una apasionada de la planificación y productividad. Podrías darnos algunos consejos para ser más productivas o algunas app que hagan tu trabajo más fácil.

Algo que mejora mi productividad es tener una rutina por las mañanas. Me levanto pronto, hago la cama (¡importante! primera tarea completada del día), salgo a caminar 30min, desayuno y hago ejercicio. Una vez hecho todo esto, me siento a trabajar.

De esta forma empiezo el día con calma y habiéndome dedicado ya tiempo a mi misma lo que me da energía para abordar el resto del día. También utilizo la técnica Pomodoro que consiste en trabajar enfocada 30min, hacer una pausa de 5min, y volver a trabajar 30min.

De este modo el cerebro toma pequeños descansos y te concentras mucho mejor. Por último, organizo mi semana con antelación y cada día dedico tiempo no solo a mis clientes sino también al desarrollo de mi negocio. Es importante no distraerse y ser disciplinada con los tiempos que dedicamos a cada tarea.

Emprendimiento en crisis, decisiones que te ayudan

Emprendimiento en crisis, decisiones que te ayudan

No voy a mencionar al bicho, pero cumplimos un mes de confinamiento y los ánimos empiezan a fallar. Ya te has dado cuenta de que no vamos a hacer mil cosas al día, ni autodescubrirte, ni mejorar la receta del pan, vas a sobrevivir y aprovechar la crisis para tu emprendimiento.

Ahora más que nunca la planificación y la disciplina es obligatoria, si no quieres terminar como una ameba. En mi caso no bajar el ritmo, poniendo el foco en formación y mejoras en mi negocio, es lo que más me motiva.

A continuación, cinco decisiones que creo que pueden funcionarte muy bien y mejorar, sustancialmente tu emprendimiento.

(más…)
Tu rutina perfecta para ser más productiva

Tu rutina perfecta para ser más productiva

Aunque trabajes desde casa, mantener una rutina de trabajo puede ser lo que marque la diferencia y te ayude a ser más productiva. Definirte horarios fijos, secuenciar hábitos e intentar no perder el foco son solo algunas de las acciones, que llevan tu negocio al siguiente nivel.

Antes de escribir este post he leído bastante sobre rutinas, casi todas contemplan algunas ideas en común como levantarte antes, hacer algo de deporte, meditar o dedicar un rato a la lectura. Yo hoy te voy a contar la mía y algunos trucos para mejorar la tuya.

(más…)
El Me to-do o cómo ser más productiva

El Me to-do o cómo ser más productiva

Seguro, que a estas alturas has escuchado hablar del Me To-Do de Balamoda. Si la sigues desde hace tiempo, yo desde que arrancó, sabes que la gestión y planificación del tiempo son temas recurrentes en sus vídeos y blog.

El Me To-do promete efectividad, trabajar con foco y aunar en un solo espacio tu vida profesional y personal. Yo como loca de estos temas y amante del papel, ¡tenía que probarlo!

Cómo he creado mi rutina con el Me To-do

Antes de escribir el post, he estado dos semanas utilizándolo para contar la detalle por que me gusta tanto. Ahora mismo, lo combino con una agenda pequeña para apuntar reuniones o tareas pendientes con un plazo o fecha concreta. El Me To-do no está fechada y tendrías que contar hojas para ponerme un aviso en un día concreto.

Los viernes a última hora, justo antes de cerrar pantalla, me hago un té verde y abro el Me To Do. En el inicio de semana, estructuro proyectos por clientes, anotó lo pendiente y programado para la semana.

Luego vuelco todo en el horario, consiguiendo fijar un tiempo concreto a cada tarea. De un simple vistazo veo cómo tengo la semana de reuniones o salidas. Justo lo hago el viernes para irme de fin de semana con la sensación de controlar todo, no estar pensando el sábado: uy tengo que apuntar…

Después cada día antes de terminar de trabajar, colocó las tareas del día siguiente y paso lo pendiente.

Las 4 grandes ventajas del Me To-Do

Estoy muy contenta con este nuevo sistema y me parece complicado volver a una agenda convencional (me gustaban las de página completa porque apunto mil cosas). A modo de resumen os dejo 4 características que marcan la diferencia.

  1. Al planificar la semana, siempre piensa en semanas no en días, creas proyectos para ver todo más organizado. Al trabajar con diferentes clientes, es básico para no olvidar nada y saber que cumplo con todo.
  2. Dentro de cada día hay un apartado donde escribes tus 3 prioridades. Básico para enfocarte al máximo y no ir en piloto automático salvando marrones.

    Mi consejo es empezar con ellas y nada emails ni redes sociales hasta las 11:00 o cuando hagas el primer descanso.
  3. Además de la lista de To-do diaria, hay un pequeño horario. Utilízalo para medir y ser consciente del tiempo que inviertes en cada tarea.

    Si trabajas ofreciendo servicios tener una idea clara del tiempo que invertís en cada acción es básico.
  4. Te suena la sensación de terminar el día y pensar que no has hecho nada. Aquí hay un apartado para apuntar las cosas que haces y no estaban previstas. Seguro que si lo miras a las 8 de la tarde tienes claro que has hecho y MUCHO.

¿Conclusión? ¡Yo estoy feliz! Es verdad que si tienes un trabajo con pocas tareas o estás estudiando a lo mejor te resulta excesivo. Si has emprendido y tienes muchos clientes o varios frentes abiertos, será igual que de necesario que tu portátil.

¿Una petición? El diseño es precioso y de gran calidad, pero Belén para cuando una edición con fechas y anillas.

PD: ¿Más dudas? Ella misma al lanzarlo hizo un vídeo para explicar el método y darte 12 trucos para ser mucho más organizada. ¡Vale ORO!

Tu año en 12 semanas, ¡plan práctico!

Tu año en 12 semanas, ¡plan práctico!

Antes de cerrar 2019 os hable del libro de Tu año en doce semanas, un método simplemente genial para poner rumbo y fijar pequeñas metas que nos ayuden a crecer.

Con la llegada del año nuevo, lo he puesto en marcha y quiero ayudarte en esta ocasión, hablando paso a paso de cómo aplicar este método y conseguir 4 propósitos este 2020.

¿Cómo debe ser el reto que te propongas?

La ventaja de esa metodología es que puedes ponerte 4 retos en un año, sin procrastinar o aplazar tus metas. Los retos deben ser concretos y tangibles, no vale decir yo quiero vender más, si no cuanto más quieres vender en porcentaje.

También puedes elegir un reto que te ayude a crecer o ampliar el negocio como crear un infoproducto, poner el foco en Instagram este trimestre o empezar a mandar emails con una estrategia concreta.

Tu primer reto en 4 pasos

Lo normal al plantear algo es que vemos el conjunto completo y nos abruma, pero si ese fin lo divides en 4 verás como el objetivo se hace mucho más pequeño.

En mi caso concreto mi primer reto es cambiar algunas cosas de la web y crear tres nuevos productos que lleven mi negocio a otro nivel.

Paso 1: redactar los 3 productos, la ventajas y el copy que va a cambiar mi web.

Paso 2: hablar con alguien de diseño, reestructurar la web y dejarlo todo listo.

Paso 3: empezar con una rutina coherente de newsletter para comunicar este servicio y potenciar el blog.

Paso 4: buscar estrategia para comunicar todo en redes sociales.

Así visto seguro que ves mucho más sencillo que cada tres semanas lleve a cabo estos retos pequeños. Para ayudarte, pon fechas limites en un calendario y blindate algunas horas a la semana para llevarlo a cabo.

¿Me cuentas tu primer reto? ¡Planificate conmigo porque 2020 puede cambiarlo todo para siempre!

**Si tienes curiosidad por el libro, no está traducido, pero hay un podcast donde se explica todo muy bien.

Las lecciones de este 2019: APRENDER, PLANIFICAR Y ARRIESGAR

Las lecciones de este 2019: APRENDER, PLANIFICAR Y ARRIESGAR

El año que me puso del revés, está claro que para mi este año no ha sido una vuelta al sol más. Después de años de rutinas, horarios locos y querer llegar a todo sin llegar a nada, me tome las uvas pensando en que este año necesitaba un vuelco. 

En primavera deje mi trabajo y me lancé al mundo emprendimiento a lo grande, no he pasado tanto miedo en mi vida. 

¿El resultado? Soy más feliz, más segura y los planes se amontonan en modo de hojas en blanco que relleno con bocetos, ilusión e ideas.

A modo de pequeñas lecciones, este año he aprendido a saltar al vacío, a perder los miedos o saber convivir con ellos mejor, que la constancia es básica y que nunca se sabe lo suficiente. 

Precisamente, APRENDER casi podría ser el título de estos últimos 365 días. He hecho varios cursos, no he parado de escuchar podcast, leer libros y tener que ponerme freno para no comprar una formación al día. 

La planificación, también, ha sido otra de las grandes constantes de este año y mi propósito para 2020. Si estás sola en tu negocio, está claro que llega un momento en el que las horas tocan techo y no le puedes dedicar más tiempo al trabajo, a partir de ahí la organización y planificación son lo único que te va a salvar de morir de éxito. 

Por último, la lección más importante y la más complicada, arriesgar con las personas y con los proyectos. Algunos saldrán mal y hay gente que te va a decepcionar muchísimo, pero hay que seguir confiando y arriesgando todos los días. 

Resumiendo, mis tres lecciones de este año son la importancia de aprender (dedicar al menos una hora todos los días o un día a la semana para un nuevo curso, evento como Lidera-te.es o un reportaje), planificar semanalmente para no agobiarnos y fijar prioridades que te hagan avanzar en tu proyecto y arriesgar que el mundo esta lleno de oportunidades y gente buena. 

El blog cierra puertas hasta después de los reyes magos. Si quiero poner cordura y coherencia en todo lo dicho, necesito unos días para planificar mi primer trimestre de 2020.

¿Qué lecciones te ha traído el año que vamos a cerrar? ¿Qué te llevas de equipaje para 2020? 

Marketing de contenidos para emprendedoras

Contenido semanal práctico y aplicable para mejorar tu negocio