¿Por qué escribir un libro?

¿Por qué escribir un libro?

Justa esa pregunta me la hice en enero del año pasado… ¿Por qué iba a escribir un libro? La primera respuesta fue la ilusión, tener un libro en papel en mi estantería con mi nombre… ¡Sin lugar a dudas, uno de los grandes sueños de mi vida!

Después las ganas de ayudar, de explicar mejor lo que hago en cada asesoría y una emoción de estómago, de esas que cuando entran la decisión está tomada. Así me embarqué en el proyecto de mentoría con Guiomar de Culbuks a principios de año.

Escribir la base y crear los cimientos de la idea

Además de la compañía maravillosa de seis mujeres de las que espero ver sus libros muy pronto publicados, el mejor consejo fue este… Empezar por la estructura y sentar la base de todo el relato con un buen índice. Así luego tendrás que ir escribiendo textos más cortos y el pánico a la hoja en blanco se diluye.

Cada caso será un mundo, pero a mí lo que más me costó fue arrancar, el prólogo en concreto se me hizo un mundo. Pero una vez que el resto del libro estaba aterrizado todo era mucho más sencillo. Aunque esta forma de escribir termina con el mito del escritor frente a un folio en blanco dando vida a cada línea, te ayuda a entender cómo para escribir y comunicar, lo primero es tener las ideas muy claras.

Escribir un libro… ¿Cómo público?

Hace unas semanas Sol Aguirre, de Las claves de Sol, se marcó un directo hablando de cómo publicar el libro y de las diferentes formas que tienes a tu alcance si quieres meterte en este jaleo.

Aunque he invitado a Guiomar de CUlbuks a que nos lo explique en un directo en Instagram, este miércoles, las diferentes tipologías, quiero dejarlas aquí por escrito de forma muy general.

Publicar con una gran editorial… Es lo que todos tenemos en mente, una gran editorial te llama, pone un cheque sobre la mesa y tú enciendes tu ordenador. En esta modalidad, la ventaja es que te pagan por adelantado, cuentas con el respaldo de una editorial grande que te respalda y que, en principio, te ayudará a vender el libro.

La desventaja es que tenemos que ser muy conocidas o haber escrito otros títulos para que llamen a tu puerta. El problema es que aquí pierdes los derechos sobre el libro, es decir, la obra deja de pertenecerte y cobras un margen muy pequeño sobre la venta de cada ejemplar.

Autopublicación, lo que siempre se ha conocido como un Juan Palomo. Aquí tú escribes la obra, la editas, creas diseño, portada y la mandas a imprenta. A mí a no ser que hayas trabajado en el sector o tengas mucho tiempo creo que es mejor delegar que meternos en este jardín.

El formato híbrido que te ofrecen editoriales como Culbuks. Aquí de su mano redactas el libro y, luego, sin perder los derechos de autor en ningún momento, ellos se encargan de todo.

Corrigen los textos, los maquetan, diseñan portada, te orientan, correcciones, impuestos y una pila de tareas que delegas en ellos. Luego te ayudan a vender en sus plataformas y eres libre de promocionar o vender tu el libro con un margen de beneficios muy alto.

Ojalá el libro ¿Atrapada en tus redes?, que se publica el 19 de noviembre, sea el primero de muchos. Aunque vengan otros creo que el formato híbrido es el mejor, a no ser que seas un best seller o muy conocido. Aquí tienes el respaldo de profesionales, gente que te orienta y tú tienes el control de todo.



¿Te imaginas escribiendo tu libro? ¿Está dentro de tu lista de sueños?

Marketing de contenidos y optimización de procesos

Marketing de contenidos y optimización de procesos

¿Qué tiene que ver el marketing de contenidos con los procesos en mi negocio? Los procesos es todo lo que tienes documentado, imprescindible para delegar, de cómo se hacen, coordinan y deciden las cosas en tu empresa. En este sentido, es el proceso sería como un libro de mandos de tu negocio.

El marketing de contenidos para tener éxito y dar coherencia a la marca, es imprescindible que se prolongue en el tiempo. De hecho, es que tiene sentido a medio y largo plazo, escribir 10 entradas en un blog no te posiciona el primero ni publicar un mes con cierta regularidad hará que Zuckererg caiga rendido a tus pies.

Si tenemos claro que es un trabajo recurrente, que vamos a trabajarlo todos las semanas y que tiende a robarnos muchísimo tiempo… ¡Optimizar procesos es fundamental!

(más…)
¿Qué pasa si Instagram desaparece?

¿Qué pasa si Instagram desaparece?

El pasado lunes, 4 de octubre de 2021, Zuckerberg y sus tres pequeñas sufrieron la peor caída de la historia. Durante seis horas Facebook, Instagram y Whatsapp dejaron de funcionar y de existir.

A nivel técnico, reconozco que no tengo ni idea y no sé si realmente un error humano puede provocar algo así, lo que si sé es que ese día los telediarios abrieron con la noticia, todo el mundo miraba el móvil esperando la notificación y al día siguiente mucha gente fue más consciente de su adicción.

Ahora que todo ha vuelto, toca hacerse dos preguntas claves… ¿Lo pase mal a nivel personal? Lo siento, pero si la respuesta es sí deberías reflexionar un poco y ver hasta que punto usas el móvil y, la segunda pregunta, es ¿qué pasa con mi negocio si las redes sociales se caen.

(más…)
4 beneficios de tener un plan de contenidos

4 beneficios de tener un plan de contenidos

¿Por qué tendría yo que tener un plan de contenidos? ¡Fácil! Por qué es la única forma de no vivir atada a un móvil, a las alertas y a la sensación continua de no llegar a nada. Nunca puedes pensar que estar en Instagram es tener un negocio, así que si sabes que hay que tomar acción y recortar las horas que pasas en redes… ¡El plan de contenidos es tu mejor herramienta!

Tener un plan ajustado a tu tiempo y negocio, no significa entrar solo para vender o ser menos creativa. Significa que igual que tienes un Excell para tus números o albaranes para controlar el almacén, necesitas algo que te dé foco para saber de qué hablar, a quién hablar y qué mensaje será el que se ciña a tu marca.

¿Aún vas como pollo sin cabeza? Respira que te cuento cuatro beneficios de tejer tu plan con cabeza y coherencia.

(más…)
¿Cómo montar un calendario de contenidos?

¿Cómo montar un calendario de contenidos?

En el post de hoy voy a entrar en uno de los temas qué más me gustan de mi trabajo, cómo crear un calendario de contenidos. Aquí convergen mi pasión por el contenido de calidad, ese que siempre conecta, y una ejecución organizada para no pasarnos el día en redes sociales.

De hecho en mis asesorías de marketing siempre detecto que existe una profunda confusión entre tener una presencia activa en redes y pasar horas y horas en ellas. Un calendario de contenidos no solo da foco y claridad, sino que te permite ahorrar mucho tiempo.

(más…)
Rebranding en marca personal… ¿Cuándo toca?

Rebranding en marca personal… ¿Cuándo toca?

Como en casi todo no hay reglas fijas ni plazos a cumplir, pero si ya llevas unos años con tu negocio te abras dado cuenta que el rebranding en marca personal es NECESARIO. En mi caso, ha sido una de las grandes decisiones de este año, te voy a contar cómo llegue a él, pero sobre todo te quiero insistir que un rebranding solo en colores o logo no tiene sentido si no le acompañan nuevas decisiones en todo tu universo de marca.

Qué hace una chica como yo con ROSA…

Aún recuerdo el curso de Susana Torralbo sobre Instagram (una maravilla en general) en el que decía que para ver tus colores de marca y feed, la pista siempre estaba en el armario. La conclusión tenía todo el sentido, solemos comprarnos la ropa de los colores que nos motivan, nos gustan y con los que estamos a gusto.

Allí estaba yo con un armario lleno de rojos, negros y grises comprando jerseys rosas para las sesiones. Cuando hice mi página web no solo no me dedicaba a esto a tiempo total, sino que estaba tan muerta de miedo que no sabía ni por donde empezar, cómo para pensar en imagen de marca.

Mi máxima era buscar algo que estuviera de moda, que fuera amable y que encajará en lo que yo entendía que quedaba bien… Así que alguien con pasión por rojo y los colores muy fuertes, acabo con una paleta de rosas y mostazas.

Este año en plenas navidades surgió la posibilidad de escribir un libro con Culbuks (en otoño verá la luz) y con él el ansiado branding. Pensé que tener un libro en papel es uno de mis sueños y que pasaba de fijar una imagen en tonos suaves, beiges y rositas… ¡Quería Rock and Roll!

Con este post no quiero decir que lo anterior estuviera mal y esto bien, quiero decir que emprender es un máster de autoconocimiento y que una marca evoluciona, con suerte te atreves a mostrarte mejor y a definir cada paso del camino con mayor seguridad.

¿Qué significa un rebranding? ¡Toca poner orden!

Como comentaba al inicio del post, un rebranding es mucho más de buscar nuevos colores, un logo o darle un lavado de cara a tu web… La parte más complicada es sentarte analizar tus servicios, ver lo que no funciona, lo que hay quitar y cuál será el rumbo de tu negocio para los próximos años.

Aquí sí que entran los miedos, la parálisis y los… a ver si me estoy pasando… Desde mi punto de vista un rebranding tiene que ir con un cambio importante…

En mi caso, la web sigue en construcción, pero como soy un poco ansias voy diciendo que algunos servicios van a caer al olvido. Este tipo de decisiones nos suele matar, porque pensamos que vamos a perder mucho, pero creo que es necesario para ir evolucionando.

Al igual que con los colores, al comienzo es normal que queramos gustar a todos y tener una cartera de servicios diversificada… Si estás en el ese punto no pasa nada, al principio queremos clientes y validación, pero si ya llevas unos años deberías empezar a meter la tijera e intentar ser reconocible en un área mucho más pequeña.

¿Estás de acuerdo conmigo? ¿Cuéntame cómo has ido evolucionando en tu negocio?