4 formas de simplificar tu contenido

4 formas de simplificar tu contenido

Creo que, después de tres años formándome, trabajando a diario y con muchas horas de asesoría, he dado con la clave… ¡No se trata de trabajar más, meter más redes o saltar a nuevas plataformas! Todo es más sencillo: SIMPLIFICAR. 

Tu meta en la vida y en el negocio debería ser simplificar todas las tareas, los procesos y las rutinas. Nunca pienses que, cuando crezcas, factures más o tengas mejores clientes, será todo mucho más sencillo. Si no simplificas ahora, nada de esto se hará realidad.

Si quieres tener más tiempo, notar todo bajo control y experimentar paz mental, toma nota de estas cuatro formas de simplificar. La respuesta nunca es hacer más, es buscar la fórmula para hacerlo mejor. 

  1. El foco en una única red, ¿dónde está tu comunidad y qué necesitas?

La primera pregunta a la hora de crear una estrategia de redes sociales es saber dónde está tu público objetivo y qué esperas que le aporte esa red al negocio. Te doy algunas pistas para que simplifiques y pongas tu foco en una sola red. Cuidado, nunca pierdas de vista que solo las necesitas para que la gente te conozca, vaya a tu web y entre en tu embudo. 

  1. Un reto al trimestre

Aquí he caído una y otra vez; de hecho, imagino que seguiré cayendo en este error todos los años: querer hacer mil cosas, estar en todos los charcos y no dejar pasar ninguna oportunidad es la receta perfecta para el desastre. 

Aunque quieras lanzar un nuevo curso, mejorar los procesos de tu empresa, abrir un podcast y meterte en los reels… Elige solo un proyecto al trimestre y dedícale horas todas las semanas, no hay otra forma de crecer. Seguro que tu abuela ya te decía lo de “mejor poco y bien que mucho y mal”. 

  1. Plantillas para todo

Plantillas como forma de vivir y de simplificar todo. Tener todo atado y pensado con anterioridad es la receta del éxito para ser más productiva. 

  • Plantillas para redes sociales: olvídate de entrar en Canva todos los días y pasar dos horas mirando novedades. Yo tengo las plantillas de Paula Cano, que puedes descargar y utilizar para todo aunque no tengas ni idea de diseño.
  • Plantillas para contestar en redes. Si tienes preguntas recurrentes o quieres dar la bienvenida a tus nuevos seguidores, crea una respuesta automática. Esto también lo aplico al email.
  • Plantillas en Active Campaign para el newsletter de todos los lunes. 
  1. Recicla mucho

Si eres experta en tu tema y tienes un posicionamiento claro, seguro que llevas, al menos, dos años hablando de tu tema, creando contenidos, leyendo libros… A la hora de plantear el calendario de contenido, recicla sin miedo. 

No solo no vas a ser percibida como una pesada, sino que la coherencia en el tema te dará un mejor posicionamiento.

Planificación para hacerte feliz

Planificación para hacerte feliz

¿Crees en las fórmulas mágicas? No hay un método para ganar más dinero que le sirva a todo el mundo, ni un paso a paso para ser feliz. Sin embargo, sí creo que hay una herramienta apta para todo el mundo y que siempre potencia todo lo que haces… ¡La planificación!

Desde saber qué vas a cenar por la noche, qué tienes que comprar o cuándo vas a crear tu contenido, trabajar con planificación no significa convertirte en un robot o que todo sea rígido, es mucho más potente…

¡Significa trabajar mejor, en menos tiempo y con mayor paz mental!

Da igual cuál sea tu negocio, la estructura o si aún no tienes equipo, planificarse correctamente es la llave del éxito. A continuación, te comparto una herramienta que seguro que usaste mucho en tu adolescencia y que sigue en vigor.

La vuelta al cole, ¿tienes un horario semanal?

Seguro que recuerdas el horario del instituto o el colegio pegado en el corcho de tu pared. Un DIN A4 que te marcaba qué ibas a hacer en el día, qué libros meter en la mochila o en qué orden estudiar… ¿Por qué lo has abandonado?

Pocas cosas hay menos productivas que encender el ordenador por la mañana sin tener ni idea de qué te toca hacer. Aquí es cuando la mente pierde el foco y empiezas a coger el móvil, contestar emails o pensar si queda leche en la nevera.

Gracias al horario, no solo vas a tener claro qué toca cada día, sino que repartirás mejor tus tareas, serás más consciente del tiempo disponible y podrás trabajar mejor en bloques de tiempo.

3 pasos para construir tu horario semanal

En primer lugar, coge un folio en blanco y divídelo en dos columnas. Por un lado, vas a apuntar todas las tareas recurrentes de tu negocio, desde facturas, crear contenido para redes, mandar newsletters, atender emails…

Por otro lado, en otra columna, pon los proyectos o retos que te gustaría arrancar en los próximos meses (si se te ocurren más de tres, prioriza). Aquí entraría desde renovar la web, contratar a alguien o lanzar un podcast.

Con ambos listados, baja un calendario escolar (yo lo saco de CANVA) y marca tus tiempos. ¿Cuántas horas trabajas cada día? ¡Sé realista! Después, divide esa estructura en bloques de 90 minutos o dos horas máximo.

Ahora, ya solo tienes que ir poniendo las tareas recurrentes en esos bloques y dejarte huecos para la creación.

Si pones esta técnica en marcha, cuéntame qué tal, si te ha sorprendido la cantidad de tareas recurrentes que tienes o si trabajas menos horas de las que pensabas.

Polos de limón, solete y extra de planificación

Polos de limón, solete y extra de planificación

Oficialmente, ya estamos en verano, una de las estaciones que más tendemos a idealizar y que peores cifras de facturación nos deja. En el mundo digital, con el fin de los colegios y las siestas a 40 grados, todo se ralentiza y las ganas de formarnos e invertir en servicios se apagan hasta septiembre.

Con este contexto y con las ganas de meter los pies en el agüita fresca, toca hacer balance del primer semestre del año (sí, nos hemos comido la mitad de 2022) y establecer la hoja de ruta para el último cuatrimestre.

¿Qué debemos analizar de nuestros primeros seis meses?

Al igual que deberías hacer con la parte económica de tu negocio, en la parte de contenidos también hay que analizar y hacer balance. Julio es un mes perfecto de reposo y repaso.

¿Qué contenidos me han funcionado mejor? No te dejes llevar por los nuevos cambios del algoritmo que nos han machado a todos, busca qué temas han gustado más, generan más interacción o son más demandados por tu comunidad.

Si has hecho directos, repasa las visualizaciones y si alguna destaca más que otras. Por supuesto, tu contenido (ese que no está en redes) también debe ser analizado para establecer el plan de acción.

Mira qué temas gustaron más, qué emails tienen más aperturas o cuándo te llegaron más clientes. Con todos estos datos, habrá que empezar septiembre. Al crear el calendario de contenidos y tener todo más controlado, puedes optimizar tu contenido y hacerlo cada vez más atractivo.

La eterna pregunta, ¿si paro en verano se olvidarán de mí?

Lo siento, no eres tan importante, la gente no está pendiente de lo que haces, ni de lo que dices, mucho menos ahora que el algoritmo posiblemente te haya lanzado al olvido.

En verano, puedes desaparecer, yo lo hago todo agosto sin ningún remordimiento y este será el último post del blog hasta septiembre. Es infinitamente más productivo parar para hacer balance, armar una estrategia de contenidos para el otoño y mejorar algunos puntos concretos del negocio que instalarte en la necesidad de publicar para que Instagram no vea que le has abandonado.

Tu plan de contenidos, 10 preguntas para septiembre

Tu plan de contenidos, 10 preguntas para septiembre

Junio es un mes complicado. Los días son eternos, el calor te aplasta y tu mente solo percibe lo cerca que estás de bañarte en la piscina.

Si tu negocio no es estacional, te acercas a los meses menos productivos del año. ¿El problema? Que justo después llega septiembre y su cúmulo de nuevas promesas, propósitos y acciones a los que plantar cara al final del año.

Si te sientes bloqueda con tu plan de contenidos y sientes que vas todo el rato con la lengua fuera, apagando fuegos, relájate porque te traigo 10 preguntas que deberías tener claras antes de apagar el ordenador.

Lo primero, hacer balance y no solo en números

El plan de contenidos debe ser evaluado y revisado con cierta frecuencia, no se trata de plasmar ideas semana tras semanas, sino ver otras cuestiones…

  1. ¿Has cumplido los objetivos que te marcaste en enero?
  2. ¿Qué temas han funcionado mejor o han conectado más con tu comunidad?
  3. ¿Tienes energía para continuar en verano o vas a frenar para preparar bien la vuelta?

¿Cómo se plantea el otoño?

Septiembre siempre nos engaña y si no lo planeas entre junio y julio, cuando te quieras dar cuenta estarás agobiada y en octubre. Lanzamientos, news, nuevos temas o un podcast que va a ver la luz a la vuelta de verano. ¡Todo debe quedar anclado ahora!

4. ¿Qué fechas son clave para tu negocio y van a pasar en el último cuatrimestre? ¿Navidad? ¿Black Friday?

5. ¿Necesitas facturar más o tomar alguna decisión importante?

6. Si voy a lanzar algo a la vuelta, ¿qué tiempos necesito? ¿Qué puedo dejar programado?

7. ¿Nuevas tendencias a la vista? ¿Qué está buscando mi cliente?

Entramos en redes…

8. ¿Dónde va a continuar mi contenido perdurable? ¿Blog? ¿Podcast?

9. ¿Qué contenidos perdurables tengo para reciclar en los próximos meses?

10. ¿Qué mejora (solo una) voy a implementar en mi estrategia?

Tu plan de contenidos para septiembre

Si quieres trabajar estas preguntas en profundidad, mi grupo de PLAN DE CONTENIDOS abre puertas hasta el 22 de junio. Tu oportunidad de entrar, anclar la estrategia del segundo semestre y poner orden en tus redes.

Si te apetece entrar, mándame un email a hola@mis30horas.com y evalúo si estás lista para entrar.

Tu plan de contenidos para 2022

Tu plan de contenidos para 2022

Aunque pueda parecerte que diciembre es un mes con 31 días y cada día tiene 24 horas, ten mucho cuidado, por qué estamos hablando de un mes trampa. Entre fiestas, compromisos y resacas el mes se reduce a poco más de 15 días productivos.

Si estás en el bando de vender online en estos días o la Navidad es una fecha clave para tu negocio, lo que voy a contarte tendrás que aplicarlo cuando termine la locura de los Reyes. Sea como sea al menos una vez al año debes tomarte una mañana completa o dos para analizar y proyectar tu plan de contenidos para 2022.

Al planear, tienes que mirar el problema

Al crear tu plan de contenidos para 2022 vas a tener que analizar tu año actual. Ver lo que fallo, donde no llegaste, revisar los números y, en el caso del contenido saber qué temas han gustado más o qué servicios no han dado sus frutos.

Sin esta base es imposible tomar buenas decisiones y ejecutar tu plan con un poco de sentido común. Así que lo primero es sentarse con los números. Si has cumplido con todos los objetivos, tendrás solo que optimizarlos y si no ver donde estuvo el fallo y empezar con las correcciones.

Tu plan de contenidos es tu negocio

El contenido tiene que remar a favor de tu negocio, por eso es básico que sepas a lo largo del año cuáles son tus meses fuertes, si tienes lanzamientos o si en ciertas épocas te contratan más asesorías.

Aquí te recomiendo que te imprimas un calendario y pongas tus vacaciones, los meses poco productivos y empieces a ver de forma estratégica cuándo se deben concentrar las ventas.

Tu plan de contenidos a doce semanas

Al igual que cuando hablamos de objetivos económicos o de nuevo proyectos que nos ilusionan, es básico trazar periodos de doce semanas para que las metas estén más cerca y sean más realistas.

A nivel de contenidos piensa que temas serán centrarles en ese trimestre, cómo los puedes tratar, qué enfoque usarías y qué formato va a hacer que tu mensaje llegue mejor. Por supuesto, si me lees ya sabes que ese contenido siempre debe estar en tu blog, tu podcast o tu canal de vídeos.

Si quieres empezar 2022 de mi mano y bien enfocada, abro agenda para mi programa ATRAPADA EN TUS REDES cuatro sesiones para crear un marketing de contenidos sólido y coherente.

“¿Atrapada en tus redes?” es para ti si…

“¿Atrapada en tus redes?” es para ti si…

No he escrito un libro para todas las emprendedoras del planeta tierra, ni mucho menos para todo el mundo. ¿Atrapada en tus redes? es una metodología muy sencilla para un tipo de emprendedora que se declara ambiciosa, que quiere escalar con su negocio, pero que está comida por las redes sociales y el marketing. 

Al escribir este libro, tenía dos premisas: poner ejemplos reales y aterrizados (basta ya de hablar de Apple, Nike o Coca-Cola) y crear un libro práctico y aplicable. De hecho, al comprar el libro, tienes acceso exclusivo a un zoom mensual para charlar, resolver dudas y trazar juntas tu plan maestro.

A continuación, te desgrano los supuestos en los que este libro puede ayudarte…

  1. Te gustan las redes sociales, participas de forma activa, pero te comen mil horas al día. De hecho, muchas más veces de lo que te gustaría reconocer, vives pegada al móvil.

    En el libro sostengo que las redes son un escaparate maravilloso para nuestro negocio. Hace 10 años, no podrías haber emprendido con la facilidad de hoy en día. El problema viene de su poder de adicción, aquí tienes que coger las riendas y limitar su uso sin excusas. ¡Se trabaja con el móvil fuera de la mesa!

    Con mi método, vas a aprender a organizarte mejor, tener un plan desarrollado a semana vista y vigilar tu FOMO (ansia por no perderte nada), ese ansia que te hace estar continuamente mirando la pantalla.

  2. Llevas un tiempo de emprendimiento y aún tienes mil servicios, te cuesta contar lo que haces en un networking y no te sientes cómoda con ninguna etiqueta. El inicio de un buen marketing de contenidos es un mensaje claro.

    Antes de saltar a las redes, vamos a bajar a tierra tu plan de contenidos. Por un lado, tenemos que tener muy claro a quién le hablamos, qué mensaje queremos que reciban y qué problema solucionamos mejor.

  3. FOMO es tu apellido. Eres de las que, en plena pandemia, no paro con Tik Tok, presumió por estar en ClubHouse con entrada VIP y, así, hasta el infinito. Cada red tiene su público y su idiosincrasia, en el libro analizo cada una para que veas dónde estás cómoda.

  4. El buen contenido es aquel que resuelve una duda de tu cliente, sin más artificios. En este sentido, ese contenido debe estar en tu web o tu canal, un sitio donde la sartén por el mango la tengas tú.

  5. Si te cuesta planificar, la promesa del libro es que el marketing de contenidos y las redes solo ocupen el 20 % de tu tiempo. Esta máxima se consigue con planificación a medio plazo. Antes del arranque de la semana, todo debe estar atado.

  6. Por último, si eres un poco prisas y quieres todo ya, necesitas empezar a fijar objetivos realistas para ganar foco. En un año, no puedes crear diez servicios nuevos, probar en mil redes, hacer webinar, un podcast… Tener un solo objetivo te hace el camino más fácil.

Por último, si esperas encontrar trucos para hacer reels, vencer al algoritmo o aprender a usar Pinterest, este libro no es para ti. La esencia es mostrarte el poder del marketing de contenidos y cómo usarlo a tu favor.