Café caliente, que hoy viene un post cargadito de drama, miedos y síndrome del impostor. Si acabas de lanzarte con tu proyecto, seguro, que ya has escuchado un millón de veces decir que te tienes que especializar sí o sí y dirigir tu mensaje a un nicho muy pequeño.

Al arrancar yo lo escuché en charlas, podcast y en el programa de Nayla Norrih… No puedo decir que no me lo avisaran cientos de veces, pero me ha costado dos años definir bien donde soy buena en copy y donde puedo ayudarte.

Los inicio, ni ingresos pasivos ni aventuras en furgoneta

En todas las épocas se idealizan estilos de vida, si eres ochentera, sabes que hace veinte años España entera soñaba con ser concursante de Gran Hermano. Hoy es vivir de los ingresos pasivos. Ambas ideas son igual de locas, absurdas y poco alineadas con la realidad.

Al llegar a la venta de servicios hay distintos niveles que tenemos que ir saltando para que el negocio empiece a rodar. El primer paso es definir bien a quién me dirijo y qué problema voy a solucionar. A fondo, eliges un problema y te conviertes en la mejor resolviéndolo.

Después llega el momento de crear servicios alrededor de ese problema. Aquí entra cuando tendrás que definir si quieres asesorías, talleres en grupo, infoproducto o programa, también, te digo que mejor ritmo lento. Es lo que se conoce como cartera de servicios.

Con todo eso fijado y anclado a tierra, llega el momento de hacer landing de venta, textos de web y planteamiento en redes. ¿Resuena esto contigo o quieres facturar 6 cifras en 30 días? Si estás en el primer grupo, reserva una cita gratuita conmigo y te lo explico todo.

¿Qué debe tener un buen copy?

No es el momento de tomar el control íntegro de tu negocio, pero si quieres ir dando pasitos en mejorar tus servicios, te dejo cuatro consejos sencillos para sacar textos que conecten y vayan mejorando tu estructura.

  • Tú no importas casi nada, por no decirte nada, en los textos el acento está en la mejora que va a vivir tu cliente si te contrata. No pierdas de vista que tú solo estás para ayudarle, no para eclipsarle.
  • En pantalla nuestra atención está muy limitada y solemos leer a la vez que recibimos notificaciones, llamadas… Por este motivo, mejor frases cortas y breves, para dar ritmo al texto y conseguir que el mensaje sea recordado.
  • Utiliza verbos que expresen acción. Ante la duda siempre verbos ricos para que la gente se anime a participar, saber más de ti o se sientan involucrados en la acción. En un buen texto el hacer y el ser no deberían ni estar presentes.
  • Por último, utiliza siempre llamadas a la acción. No tiene sentido crear el mejor texto del mundo o la frase más ingeniosa, si luego no les dices que espera de ellos.

Marketing de contenidos para emprendedoras

Descárgate gratis mi ebook, 30 COSAS QUE ME HUBIERA GUSTADO SABER AL EMPRENDER

calendario de contenidos