Seguro, que a estas alturas has escuchado hablar del Me To-Do de Balamoda. Si la sigues desde hace tiempo, yo desde que arrancó, sabes que la gestión y planificación del tiempo son temas recurrentes en sus vídeos y blog.

El Me To-do promete efectividad, trabajar con foco y aunar en un solo espacio tu vida profesional y personal. Yo como loca de estos temas y amante del papel, ¡tenía que probarlo!

Cómo he creado mi rutina con el Me To-do

Antes de escribir el post, he estado dos semanas utilizándolo para contar la detalle por que me gusta tanto. Ahora mismo, lo combino con una agenda pequeña para apuntar reuniones o tareas pendientes con un plazo o fecha concreta. El Me To-do no está fechada y tendrías que contar hojas para ponerme un aviso en un día concreto.

Los viernes a última hora, justo antes de cerrar pantalla, me hago un té verde y abro el Me To Do. En el inicio de semana, estructuro proyectos por clientes, anotó lo pendiente y programado para la semana.

Luego vuelco todo en el horario, consiguiendo fijar un tiempo concreto a cada tarea. De un simple vistazo veo cómo tengo la semana de reuniones o salidas. Justo lo hago el viernes para irme de fin de semana con la sensación de controlar todo, no estar pensando el sábado: uy tengo que apuntar…

Después cada día antes de terminar de trabajar, colocó las tareas del día siguiente y paso lo pendiente.

Las 4 grandes ventajas del Me To-Do

Estoy muy contenta con este nuevo sistema y me parece complicado volver a una agenda convencional (me gustaban las de página completa porque apunto mil cosas). A modo de resumen os dejo 4 características que marcan la diferencia.

  1. Al planificar la semana, siempre piensa en semanas no en días, creas proyectos para ver todo más organizado. Al trabajar con diferentes clientes, es básico para no olvidar nada y saber que cumplo con todo.
  2. Dentro de cada día hay un apartado donde escribes tus 3 prioridades. Básico para enfocarte al máximo y no ir en piloto automático salvando marrones.

    Mi consejo es empezar con ellas y nada emails ni redes sociales hasta las 11:00 o cuando hagas el primer descanso.
  3. Además de la lista de To-do diaria, hay un pequeño horario. Utilízalo para medir y ser consciente del tiempo que inviertes en cada tarea.

    Si trabajas ofreciendo servicios tener una idea clara del tiempo que invertís en cada acción es básico.
  4. Te suena la sensación de terminar el día y pensar que no has hecho nada. Aquí hay un apartado para apuntar las cosas que haces y no estaban previstas. Seguro que si lo miras a las 8 de la tarde tienes claro que has hecho y MUCHO.

¿Conclusión? ¡Yo estoy feliz! Es verdad que si tienes un trabajo con pocas tareas o estás estudiando a lo mejor te resulta excesivo. Si has emprendido y tienes muchos clientes o varios frentes abiertos, será igual que de necesario que tu portátil.

¿Una petición? El diseño es precioso y de gran calidad, pero Belén para cuando una edición con fechas y anillas.

PD: ¿Más dudas? Ella misma al lanzarlo hizo un vídeo para explicar el método y darte 12 trucos para ser mucho más organizada. ¡Vale ORO!

Marketing de contenidos para emprendedoras

Contenido semanal práctico y aplicable para mejorar tu negocio