Al emprender si hay algo que puede marcar la diferencia es tener un plan para redes sociales. No un objetivo vago ni algo que nos haga ilusión, sino un plan medible, con objetivos claros y fechas tope. Precisamente, por qué ese plan te va a dar claridad, consiguiendo que tengas una guía hacia la que apuntar.

Para muchas empresas el cuarto trimestre es el más importante. Por un lado llegan citas importantes como Black Friday y Navidad marcan buena parte de la facturación y, por otro lado, si marcas los objetivos anuales estás ante el último empujón para conseguirlo.

Dentro del ámbito de redes sociales, un buen plan te ahorra horas y horas. Imagino que estás como yo y acabas de regresar, aún tengo tierra en el pasillo y alguna maleta suelta, así que despacito… Qué dos puntos debes tener en cuenta antes de crear un plan, porque a veces para crear el mejor plan en redes sociales hay que tener muy claro el contexto.

Objetivo SMART para tu plan de redes

Menos es más, así que vamos a pensar un objetivo global para estos cuatro meses y lo vamos a enfocar en una única red social. Por un lado, puede ser hacerte más visible en tu red de cabecera o embarcarte en nuevos horizontes.

Aunque siempre nos suele gustar más entrar en otra red donde todo sea nuevo, ante cuatro meses tan importantes creo que es mejor poner foco en una red donde ya tengamos presencia. Si hablamos de Instagram, lanzamos programa de directos, colaboraciones con otras cuentas…

Da igual donde esté tu foco, lo importante que es que ahora mismo escribas cuál es el objetivo, le pongas una fecha tope y lo bajes a números para poder controlar si lo estás ejecutando o qué acciones necesitas para lograrlo.

Engranaje perfecto, recicla no crees sin parar

En septiembre tengo planificado un post sobre cómo crear engranajes perfectos entre tu contenido y las redes sociales, voy a darte a modo de ejemplo cómo lo organizo yo para no morir creando contenidos a lo loco.

El blog es mi casa, así que aquí se crea el contenido más importante cada lunes. Junto con el blog y al mismo tiempo, creo el email que llegará el mismo lunes con una introducción al tema tratado.

Luego ese contenido se difunde en Instagram (mi segundo foco), no creo algo nuevo solo busco formas de anunciar que he creado un nuevo post y qué podéis pinchar en la link.

De ahí salto a Linkedin donde comparto el blog y Pinterest donde subo 3 pines que enfocan a ese nuevo post. Con este proceso que repito semana tras semana consigo presencia, dar salida a un único contenido que es central y marcar una comunicación coherente.

Tu engranaje no tiene por qué ser este, puede ser más sencillo o infinitamente más complicado, lo importante es que lo sepas ver y tener claro cómo se traza la estrategia.

Marketing de contenidos para emprendedoras

Descárgate gratis mi ebook, 30 COSAS QUE ME HUBIERA GUSTADO SABER AL EMPRENDER

calendario de contenidos