A nivel profesional para mi 2020 ha sido un gran año, pesé que a la falta de conciliación y tiempo en general, mi negocio creció, Lidera-te afrontó nuevos retos y yo, en octubre, tuve claro que me iba a desbordar.

Falta de foco en las tareas, planing tambaleándose y una saturación de TO DO, que era imposible de controlar. En estado de semi pánico y sabiendo que podía empezar a no ofrecer los servicios como yo quería, llegó Nuria a mi vida. Un vídeo suyo en Instagram y fue flechazo.

Aunque no hay mejor camino para conocerla que leer esta entrevista, donde ha sido increíblemente generosa. Hago un pequeño spoiler para contaros que Nuria es Project Manager, experta en productividad. A través de Tidytoc ayuda a otras emprendedoras a poner orden y tomar el control de sus negocios.

Os invito a entrar en su página web, suscribiros a su canal de Youtube donde no para de compartir valor y descargaros su Guía de seis pilares básicos para tomar el control y organizar tu negocio digital.

Café, silencio, calma y disfrutemos de cada palabra…

¿Cuándo surge la idea de emprender y cómo das ese primer paso?

Siendo totalmente sincera, nunca llegué a pensar que iba a tener un negocio digital.

Tidytoc comenzó siendo un blog en el que compartía métodos y herramientas de productividad, que iba descubriendo e implementando en mi día a día. Algo que es fundamental si quiero cumplir los objetivos de mi trabajo por cuenta ajena, donde mi rol como Project Manager en una multinacional es gestionar y desarrollar proyectos con compañeros de distintos países y disciplinas.

Soy una persona muy práctica, quizás derivada de mi formación como Ingeniera Industrial,  y no me gusta esa sensación que me dejan algunos libros de «ha estado bien, pero no sé cómo aplicarlo en mi vida». No quería que los lectores experimentaran lo mismo al leer mi blog y me lancé a crear Tidytoc Productividad en Youtube, un canal que a día de hoy se ha convertido en mi Red Social principal. 

A partir de ahí, solo quedaba un paso más: ayudar directamente a las personas a encontrar su método y a implementarlo con las herramientas más adecuadas para su personalidad, actividad y ritmo de vida. Así que, decidí lanzar mis servicios para emprendedoras y profesionales. 

Como puedes ver, Esther, todo ha ido siguiendo un orden natural y orgánico. Hemos trabajado juntas y conozco la respuesta, pero tengo abordar este punto contigo, porque me parece muy novedoso…

Ahora mismo trabajas tanto por cuenta ajena como en Tidytoc, ¿cómo te ves dentro de unos años? ¿Te gustaría dedicarte en exclusiva a este proyecto?

Ésta es una pregunta que me hacen muchos y la verdad es que, «nunca digas nunca» pero, no está entre mis planes dedicarme a Tidytoc en exclusividad. 

Desde niña tenía muy claro que quería ser Ingeniera Industrial y que iba a hacer todo lo posible por conseguir un puesto en la empresa para la que trabajo actualmente. 

Son muchas las que coinciden en que confían en mí porque yo misma soy mi mejor testimonio: trabajo de ocho de la mañana a seis de la tarde por cuenta ajena, tengo mi propio negocio y no he descuidado ni un solo día a mi pareja/familia. 

¿Por qué no seguir así? La vida es un camino largo y, aunque sepamos a dónde queremos llegar, tenemos que pasar primero por varias estaciones. Me gustaría seguir con ambos caminos profesionales pero, si en algún momento del camino hubiera que hacer reajustes, estoy convencida de que será siempre buscando el bien de mi mayor prioridad: mi familia.

Una de las patas centrales de Tidytoc es la productividad, ¿siempre has sido una persona organizada o has aprendido con el tiempo? 

¡He aprendido a no ser tan organizada! Era la típica persona que cumple los horarios a rajatabla y un mínimo cambio me suponía un verdadero drama. 

Con el tiempo me he dado cuenta de que tanto mata lo mucho como lo poco, que una planificación «grabada en piedra», estática, no es nada efectiva y que cada persona tiene un ritmo de trabajo diferente.

Por eso, soy muy pesada insistiendo en la importancia de encontrar tu método. Al incorporarme al mundo laboral, el hecho de seguir utilizando una agenda en papel cuando claramente el tipo de trabajo que desempeñaba pedía a gritos organizarme en digital, me dio muchos quebraderos de cabeza y falsa culpabilidad. Hoy, trabajo para evitar que mis clientas sufran lo mismo.

Las redes sociales, podcast, nuevos libros… Cada vez se habla más de emprendimiento, de hecho mucha gente asegura que estamos viviendo un boom. ¿Qué es para ti lo mejor de emprender? ¿Piensas que es algo para todo el mundo?

Tener mi propio negocio me produce una gran satisfacción personal. Conlleva esfuerzo y responsabilidad pero, la adrenalina que te da cada lanzamiento, cada nueva idea y cada cliente que te dice «gracias» no es comparable con ningún trabajo que realices como empleada. 

Creo que emprender es para cualquiera que tenga conocimientos y experiencia sobre un tema determinado y que quiera compartirlos con terceros a los que ayudar.

Debido a la situación que estamos viviendo, muchas personas han perdido su empleo, o han entrado en ERTE, y no les ha quedado más remedio que reinventarse.

Habrá un porcentaje que realmente tienen conocimientos y experiencias que compartir y otros que, fruto de esa necesidad de llevar dinero a casa, se convierten de un día para otro en experto en una materia y, si esa temática no les sale bien, no tienen problema en cambiar de expertise a la siguiente semana. 

Tus servicios están enfocados a mostrar a emprendedores cómo trabajar mejor, gestionar equipos y ser más productivos… ¿Cuáles son los errores más comunes que siempre repetimos?

Si hay algo que he observado, especialmente en emprendedoras que están comenzando, es que gastan demasiado tiempo en Instagram, en formaciones y en hablar con otras emprendedoras. 

¿Hay que estar en Instagram? Por supuesto, es un canal que te permite mostrar tu trabajo ante tus potenciales y nuevos clientes. 

¿Hay que formarse? SIEMPRE. Soy de las que piensan que estaré toda mi vida formándome.

¿Hay que hablar con otras emprendedoras? También. El camino del emprendedor es muy solitario y solo otro que esté pasando por lo mismo que tú puede entenderte y ayudarte. 

Pero, ¿esto tiene que ocupar el grueso de tus días? NO. Lo ideal sería marcarte un tiempo al día para estar en tu red social principal, escoger solo formaciones que estén alineadas con tus objetivos/estrategia que tengas en este momento y quedar con otras emprendedoras de forma puntual. Ten en cuenta que lo más probable es que te muevas en un círculo de emprendedoras que están en tu mismo nivel y que, si quieres seguir creciendo, lo mejor es contactar con un profesional experto en ese tema que necesitas para seguir impulsando tu negocio

Como consecuencia, llegan a mí emprendedoras que no acaban de encontrar foco; tienen muchas ideas en la cabeza pero no logran quedarse con un par de ellas, centrarlas, validarlas y, si están ok, lanzarlas. 

Y ya por último, teniendo un negocio digital, un gran error es no apostar por la automatización de sus procesos desde el principio.  

Al hilo de la pregunta anterior, ¿Cuáles son las señales de alarma de que algo lo estamos haciendo muy mal? 

Voy a clasificarlas en dos perfiles:

  • Para las emprendedoras que están comenzando, sería el tener muchas ideas en mente y no ser capaz de aterrizar alguna, sumado a acabar el día cansadas, pero con la sensación de no haber hecho nada productivo. No ser capaz de avanzar es la mejor definición de alarma para este tipo de perfil. 
  • Para las emprendedoras que ya han comenzado a rodar, que ya tienen clientes, la mayor señal de alarma es el agobio. El «no me da la vida» no debería ser un problema si ya tienes clientes y, por tanto, tienes ingresos. Automatiza y delega para escalar, para ganar tiempo para ti y tus clientes.

Y, retomando mi respuesta a la pregunta anterior, una señal de alarma importante para ambos perfiles es descubrir que estás pasando mucho tiempo en Redes Sociales. Cuanto más tiempo estás en Instagram, menos tiempo tienes para crear tu estrategia y atender a tus clientes.

Para terminar, no me puedo resistir a que me des tips sencillos y muy breves para mejorar nuestra productividad y trabajar mejor que no más 😉 

Decir NO a trabajos y/o colaboraciones que no estén alineados con tus objetivos/estrategia actual, empezar el día sabiendo cuáles son tus prioridades, organizar tu semana en Google Calendar con un código de colores y unos gaps estratégicos y, por supuesto, delegar y automatizar tareas que no dependan directamente de ti. 

Estos son los mejores consejos que puedo daros para ser más productivas y terminar el día sin estrés, con la sensación de tenerlo todo bajo control. 

Muchas gracias, Esther, por invitarme a tu casa. ¡Ha sido todo un placer pasar este ratito con vosotras! Un abrazo grande.

Marketing de contenidos para emprendedoras

Descárgate gratis mi ebook, 30 COSAS QUE ME HUBIERA GUSTADO SABER AL EMPRENDER

calendario de contenidos