¿Qué tiene que ver el marketing de contenidos con los procesos en mi negocio? Los procesos es todo lo que tienes documentado, imprescindible para delegar, de cómo se hacen, coordinan y deciden las cosas en tu empresa. En este sentido, es el proceso sería como un libro de mandos de tu negocio.

El marketing de contenidos para tener éxito y dar coherencia a la marca, es imprescindible que se prolongue en el tiempo. De hecho, es que tiene sentido a medio y largo plazo, escribir 10 entradas en un blog no te posiciona el primero ni publicar un mes con cierta regularidad hará que Zuckererg caiga rendido a tus pies.

Si tenemos claro que es un trabajo recurrente, que vamos a trabajarlo todos las semanas y que tiende a robarnos muchísimo tiempo… ¡Optimizar procesos es fundamental!

¿Cómo creo el proceso? ¿Se puede optimizar el marketing de contenidos?

El primer escalón de tu proceso es fijar el día exacto en el que te vas a sentar a crear el calendario del mes. Lo idea es que esté fijado en la última semana del mes anterior y sea un día que se repita siempre. Así será más complicado procrastinar o ponerte la excusa de la falta de tiempo.

En este día, repasas lo hecho el mes anterior, miras fechas importantes y vuelcas el contenido que vas a hacer siguiendo un orden que aporte coherencia.

Así vas a comenzar primero por el blog, podcast o vídeo, luego fijarás los mails que vas a mandar en consonancia con esas temáticas y, por último, te irás a redes sociales para potenciar más ese contenido o mensaje. Recuerda, menos es más así que fija ideas clave para el mes y no generes ruido.

¿Ejemplo? Marketing para emprendedoras digitales de servicios

Si vendes servicios tu proceso podía desencadenarse con la creación de una nueva entrada de blog cada semana. Fija un día de publicación y, ese mismo día, manda un newsletter apuntando al blog y otra novedad, servicio o destacado.

En este caso, el resto del tiempo tendrá que volcarse irremediablemente en Instagram. En este tipo de negocios la confianza manda, necesitan conocerte, ver cómo te expresas y comunicas. El resto del mes puede estar atado a esta red con directos, IGTV y publicaciones recurrentes.

Si estás avanzada y controlas bien el proceso, llegaría el momento de fijarse en Pinterest para mejorar SEO y tráfico o en Linkedin para ganar autoridad como marca.

¿Ejemplo? Marketing para tienda online

En este caso, el contenido estrella va a seguir mandado, pero otras herramientas como el email marketing van a requerir tu atención. Aquí la prioridad es impactar más rápido a los futuros clientes, mucho más si tu producto tiene una recurrencia muy alta.

En el caso de flores, joyas, zapatos, belleza… Al menos deberías plantear dos email a la semana con información sobre tu tienda, ideas para usar el producto, tendencias… No tengas miedo de resultar pesada, el email es muy poco invasivo y es la mejor forma para ser recordad.

Después de estos dos pilares llegaría el turno de Instagram. Aquí el feed con la foto de producto será clave, así como colaboraciones con cuentas más grandes que prueben tu producto. En este punto, no es necesario salir todas las semanas o hacer directos recurrentes.

¿Tienes tu proceso de creación de contenido? ¿Te sientas con tu calendario al menos una vez al mes?