Ni una ni dos veces, os he hablado en varias ocasiones del libro para emprendedores Tu año en doce semanas. Un método simplemente genial para poner rumbo y fijar pequeñas metas que nos ayudan a crecer. De hecho, es el libro de cabecera de todas las que tendemos a procrastinar con facilidad o tenemos tendencias a tener un millón de ideas en la cabeza.

No hace falta que esperes a enero o a septiembre, el plan de tu año en 12 semanas se puede ejecutar en cualquier momento. Si te atreves, el lunes que viene puede ser el primer día de tus 12 semanas.

¿Cómo debe ser el reto que te propongas?

La ventaja de esa metodología es que puedes ponerte 4 retos en un año, sin procrastinar o aplazar tus metas. Los retos deben ser concretos y tangibles, no vale decir yo quiero vender más, si no cuanto más quieres vender en porcentaje.

A este tipo de retos se llama SMART, que son las siglas que hablan un objetivo específico, medible, alcanzable y realista. Aquí no vale con decir visibilidad, entrar en Pinterest o lanzar newsletter. Tiene que ser algo que podamos ver dentro de 12 semanas si lo hemos ejecutado o no.

Lo ideal sería que hicieras una frase muy concreta de tu objetivo y lo pongas en tu pared. Por ejemplo: quiero potenciar mi lista de mailmarketing, para lo que voy a lanzar un ebook gratis y mi meta es llegar a 300 nuevos suscriptores antes de 12 semanas.

Tu primer reto en 4 pasos

Lo normal al plantear algo es que vemos el conjunto completo y nos abruma, pero si ese fin lo divides en 4 verás como el objetivo se hace mucho más pequeño. Esto nos lleva la bajar la palabra foco de tu año en 4 hitos importantes que van a cambiar tu empresa.

Te cuento el plan práctico para que ese objetivo se baje a objetivos SMART y puedas ver con claridad si estás ejecutando bien o necesitas impulsar algunos pasos.

Paso 1: Busca esa palabra foco y fíjate un objetivo grande, ese que deberías desarrollar a lo largo de un año. Aquí tiene ser medible y te debe ilusionar.

Paso 2: Coge ese gran objetivo y bájalo a cuatro pasos previos que te ayudarán a llegar a esa meta. Aquí si hay que ser concreta en fechas límites y en números. Piensa en qué cuatro cosas tienen que pasar en tu empresa para llegar a esa meta. Baja cada paso a 12 semanas.

Paso 3: Ahora olvídate del resto y pon todo tu foco en el primer paso y bloquea algunos días en tu agenda para ejecutar el plan. Cuanto más bajes a detalle más fácil será desarrollarlo y saber si vamos por el buen camino.

Paso 4: Pasadas las 12 semanas también hay que evaluar si lo hemos conseguido, qué meta es la siguiente y qué puntos de mejora necesitas de cara a las próximas doce semanas.

¿Me cuentas tu primer reto? ¡Planifícate y cuéntame qué vas a hacer en tus próximas doce semanas!

**Si tienes curiosidad por el libro, no está traducido, pero hay un podcast donde se explica todo muy bien.

Marketing de contenidos para emprendedoras

Descárgate gratis mi ebook, 30 COSAS QUE ME HUBIERA GUSTADO SABER AL EMPRENDER

calendario de contenidos