Estrategias de contenidos efectivas

estrategia de contenidos efectiva

¿Qué es tener una estrategia de contenidos efectiva? Es casi más fácil definir lo que no es una estrategia. Si te has abierto una cuenta en redes, subes algunas fotos, haces stories solo si te ves guapa o metes reel buscando la visibilidad… No tienes una estrategia, solo una cuenta que no te dará nada, solo te quitará tiempo.

Las redes son el mejor escaparate del mundo para tu negocio, además, son gratis y abres una cuenta en menos de un minuto. El peligro es que son un pozo de frustración si únicamente subes fotos, te quedas horas viendo stories y no ves los resultados. Si estás en ese punto, sigue leyendo, porque te hace falta tener clara TU ESTRATEGIA DE CONTENIDOS.

Las preguntas que debes resolver antes de plantear tu estrategia de contenidos

Antes de publicar, crear cuentas de correos o lanzarte al blog es muy importante que contestes estas preguntas. De hecho, yo antes de hacer ningún post o organizar el calendario de contenidos me las pregunto.

¿Qué servicio quiere vender con esa publicación?
¿Cuál es el objetivo? ¿Posicionamiento, autoridad, generar engagement, diferenciación?
¿El cliente ideal está claro? ¿Qué necesita en este momento?
¿Voy a vender un servicio? ¿Qué acción quiero que haga mi cliente?
¿Tiene claro los conceptos? ¿Necesita que le convenza o que le dé nuevas razones?
¿Quiero generar empatía o idealizar un punto de lo que puede lograr conmigo?

El esquema, los primeros pasos para una estrategia de contenidos efectiva

Con todas estas preguntas claras empieza la publicación real, tanto en redes como en tu canal. La propuesta de cualquier estrategia siempre será llevar a la audiencia a tu web donde pueden suscribirse a la newsletter, leer el blog o comprar el servicio o el producto.

Aunque hay mil formas, si estás arrancando mi consejo es que pienses en la estrategia como un puzzle. A continuación, te dejo las tres categorías básicas y las piezas que puedes elegir en cada fase, para que tu puzzle sea único y esté vinculado a tu marca y tu forma de entender el negocio.

Fase 1: el contenido es el rey y no debería estar en redes. Aquí tienes que tener presente que deberías tener un blog, un podcast o vídeo donde muestres tu autoridad, compartas contenido de utilidad para tus clientes, con criterio SEO… El resto de la estrategia es que tus clientes lleguen a este contenido.

Fase 2: La newsletter siempre ha sido básica, pero ahora que el algoritmo de las redes no nos trata también como debería mucho más. La newsletter es mucho más íntima, la gente que se apunta te conoce más y está más cerca de la venta.

No solo pienses en el email marketing para los funnel de venta o promocionar lanzamientos. Debe ser central para hablar con tus clientes, conocerles mejor, preguntarles cuestiones, reflexionar sobre tu trabajo. Piensa que la conversión aquí es más alta, así que todos los ojos pendientes de este paso de tu estrategia de contenidos.

Fase 3: en el último escalón llegan las redes, que serán el llamamiento a tu universo. Aquí vamos a fomentar la conversación, a darnos a conocer, impactar con fotos, reels o colores que nos representen. Pero siempre con el objetivo presente de saber para qué publicamos, qué queremos comunicar y qué secuencia es la óptima para que nuestra audiencia quiera saber más sobre nosotros.

¿Qué te ha parecido el post? ¿Tienes clara tu estrategia de contenidos? Si quieres empezar a publicar con cabeza y no por impulso, puedes comprar mi libro para comenzar a tener el plan más definido, desde la base hasta Instagram.

Suscribete

También te podría gustar